LÍDERES LÍMBICOS

Carlos Herreros de las Cuevas

En mi artículo anterior, titulado “El secuestro emocional” ( término acuñado por Daniel Goleman) intentaba resumir los efectos , los pensamientos y las acciones de quienes se ven atrapados por el sistema límbico –donde radican nuestras emociones- y perjudican el funcionamiento normal cuandol dicho sistema opera en conjunción con la corteza pre-frontal que siempre modula y completa la actividad límbica.

Pero en la literatura más reciente de la neurociencia y del liderazgo, aparece un concepto nuevo: “líder límbico” ,que es lo que pretendo, también con brevedad, comentar en este escrito. Otros, como Boyaztis, los llaman líderes resonantes.

Si recordamos que el sistema emocional reside en la región límbica que también tiene la tarea de distribuir las emociones;  también, que  la región límbica evalúa los mensajes entrantes por medio de una cancela que es la amígdala. Por eso es de especial relevancia conocer este sistema e identificar al líder límbico  cuya capacidad esencial es la de funcionar con un alto nivel de libertad frente al miedo y está bien sintonizado con la realidad exterior; cuya amígdala ( en realidad tenemos dos) es muy eficaz en cuanto a las opciones que elige ante la presencia de emociones; y cuyo sistema de sentimientos distribuidos neuro-corticalmente se alimenta de las emociones primarias que pasan luego a los complejos senderos inter-hemisféricos del cuerpo calloso ( el vínculo de unión de los dos hemisferios cerebrales)  que facilita la apreciación de  las complejas sutilidades,  su flitración , para luego ser devueltas a aquellos con los que se relaciona el líder. Dicho de forma más corta, aunque algo menos científica, el “líder límbico” domina un sistema que le permite captar y modular las emociones de los mensajes que recibe y es capaz de devolverlos de forma matizada, razonada, equilibrada.

Por lo tanto la cualidad especial de “líder límbico” radica en ser capaz de funcionar con un alto grado de libertad frante al miedo interno; con la capacidad de que las amenazas externas creen la sensación de un miedo apropiado, no descontrolado, y por lo tanto con la capacidad de modular y gestionar sus emociones de forma que gestiona la resonancia del miedo en los demás quienes, a su vez, pueden internalizar su capacidad para gestionar su propio miedo.

La clave del éxito de un líder es desarollar la consciencia externa de lo que se necesita y la versatilidad interna de resonar con sus seguidores utilizando su propio estilo. El líder secuestrado por  un sistema interno escasamente regulado ( procesos límbicos que inundan la corteza) no tendrán la credibilidad necesaria para un liderazgo eficaz.

Cuando los líderes controlan sus emociones crean un entorno en el que los empleados se sienten seguros al compartir sus sentimientos. Cuando se dominan las emociones se generan pautas similares a las siguientes.

Dominio del auto-conocimiento

  • Las decisiones se basan en información cognitiva y emocional
  • Se excusa de asistir a una reunión si su estado emocional cree que no va a ayudar a resolver el problema que se va a tratar.
  • Se es consciente del contagio emocional y se protege uno de la negatividad.
  • Se trabajan los sentimientos propios para planificar y responder a los demás. Las personas que trabajan con usted saben que usted tiene sentimientos y que le importan los demás.
  • Recibe bien las críticas y los comentarios cuando se están abordando cambios en la organización, y entre su organización y otras. Controla de forma flexible sus sentimientos

Dominio de la gestión de los demás

  • Tiene en cuenta las necesidades emocionales de los empleados y clientes
  • Cuando las emociones son fuertes, ofrece al personal la oportunidad de reflexionar y de ventilar para entender y asumir los sentimientos propios y de los demás.
  • Utiliza el contagio emocional cuando se siente positivo, apasionado e ilusionado sobre cuestiones relacionadas con el trabajo. Usted “ hace circular la noticia”
  • Tiene en cuenta los sentimientos de los demás cuando toma decisiones y trabaja para comprender esos sentimientos y englobarlos en sus respuestas.
  • Trabaja con los demás para ajustarse a los cambios. Ayuda a los demás a entender sus sentimientos y los estimula hacia el cambio y la flexibilidad.